Fundación Proyecto Don Bosco

La Fundación Proyecto Don Bosco, se rige en tres principios metodológicos, el ESTILO SALESIANO, la CORRESPONSABILIDAD Y TRABAJO EN RED y la CALIDAD.
Así mismo los fundamentos de la Fundación Proyecto Don Bosco son su:
– IDENTIDAD CRISTIANA. Somos una entidad cristiana que presenta a Jesucristo como modelo de persona y ofrece a la sociedad el mensaje liberador del Evangelio. Ésta es la dimensión más profunda de nuestra misión educativa que llena de intención pastoral todas nuestras actuaciones, armonizando el proceso educativo con la apertura al sentido trascendente de la vida y al crecimiento de la dimensión religiosa de la persona, desde el respeto que motiva, el testimonio que acompaña y la propuesta que invita y compromete.
– IDENTIDAD SALESIANA. La Fundación es signo de corresponsabilidad para actualizar en la historia la experiencia pedagógica y espiritual que vivió San Juan Bosco con los jóvenes en situación de riesgo o exclusión social. Nuestro objetivo es poder colaborar, por medio de la educación y la promoción, en el proceso de desarrollo integral de cada joven.
La Fundación Proyecto Don Bosco se caracteriza por:
– OPCION POR LA JUVENTUD EN SITUACION DE RIESGO O EXCLUSIÓN SOCIAL. Existimos por y para los jóvenes en situación de riesgo o exclusión social, atendiendo a sus necesidades reales y nuevas situaciones de exclusión mediante estructuras flexibles y dinámicas.
– PROMOCIÓN Y DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS. Nos sentimos llamados a promover los derechos humanos frente a la mentalidad y la postura que están en la base de injusticia, asumiendo un compromiso decidido por la justicia social y la dignidad de la persona.
– COMPROMISO EN LA TRANSFORMACION SOCIAL. Nuestras actuaciones quieren dar respuesta eficiente a situaciones de sufrimiento y exclusión juvenil. Queremos contribuir a la transformación social de las causas que provocan tales situaciones, favoreciendo la implicación y participación ciudadana, de entidades e instituciones. Promovemos una cultura de solidaridad y justicia que también transforme a las personas que se relacionen con la Fundación, haciéndolas sensibles y dispuestas a generar alternativas.
– EDUCACIÓN Y PROMOCIÓN INTEGRAL DE LA PERSONA. Optamos por la educación desde un criterio preventivo que desarrolle todas las dimensiones de la persona, poniendo en el centro de la acción educativa a las personas en exclusión o riesgo con las que trabajamos, acogiéndoles sin condiciones y ayudándoles a crecer mediante múltiples propuestas y posibilidades.
– PROFESIONALIDAD Y VOCACIÓN. Comprometidos con la misión, contamos con personas identificadas con los valores de la Fundación, con sentido vocacional, conscientes de que comparten un proyecto común, profesionalmente competentes y en constante actualización. Valoramos la implicación y participación voluntaria de todos los que formamos parte de la Fundación como signo de compromiso social.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies